Un informe de Coingecko determinó que actualmente las criptomonedas son legales en 119 países y cuatro territorios de ultramar.

Un estudio reciente realizado por la firma de análisis Coingecko determinó que actualmente, bitcoin (BTC) y las demás criptomonedas son legales en cerca del 61% de los países del globo, con un avance significativo en el cambio de su estatus legal desde 2021.

De acuerdo con el informe publicado por la empresa, este 11 de diciembre, bitcoin es legal en 119 países y cuatro territorios británicos de ultramar, una cifra que representa un crecimiento de más de 40% en dos años. Esto, tomando en cuenta que para 2021 el número de países donde la moneda digital era legal, apenas se acercaba a 80.

Lo anterior significa que más de la mitad de los países del mundo han legalizado las criptomonedas en los últimos dos años. Un hecho que hace evidente el posicionamiento ganado por bitcoin en este tiempo, con un rol importante en el juego económico y geopolítico mundial.

Una vez superada la etapa en la que se veía a las criptomonedas como una tecnología marginal (entre 2013 y 2018), la tendencia a que los gobiernos den mayor seguimiento a este ecosistema ha aumentado en virtud de la creciente adopción mundial.

La Unión Europea, con sus 27 jurisdicciones legalizando a los criptoactivos luego de la aprobación de la Ley MiCA en abril de este año.

La empresa agrega que 16% de los países donde se ha aceptado legalmente a bitcoin han impuesto restricciones bancarias, limitando así la posibilidad de que las instituciones financieras interactúen con usuarios o exchanges.

Las prohibiciones a bitcoin también han crecido

Pero aun en medio del aumento de los países que han dado reconocimiento legal a bitcoin, han avanzado las prohibiciones. Hasta ahora son 22 los países cuyos gobiernos restringen el uso de criptomonedas.

En este punto el estudio resalta el hecho de que, a pesar de las restricciones, el uso de bitcoin sigue presente en esos 22 países. Esto, debido a la naturaleza disruptiva e incensurale de una red como Bitcoin, que puede operar a nivel internacional sin control de ningún Estado.

Lo anterior hace evidente cómo, a pesar de las limitaciones que intentan imponer los gobiernos, el carácter descentralizado de la moneda digital hace imposible que se impida su uso. Los usuarios siempre tienen la opción de utilizar las herramientas tecnológicas alternas que existen en Internet para seguir comerciando con criptomonedas.

 

Escanea el código